¿QUÉ?

Misión

 

Nuestra misión es proveer una educación que apoye a los niños en su autocreación, en el desarrollo de su pasión por el aprendizaje y en su conexión con el mundo.

Montessori

Una educación Montessori es holística, considera todos los aspectos del desarrollo: físico, estético, social, emocional, espiritual y cognitivo. María Montessori veía la vida como una serie de transformaciones, cada etapa se caracteriza por la aparición y desaparición de potenciales especiales o sensibilidades. Esta serie de transformaciones es un proceso natural, normal y espontáneo a través de cuatro “planos de desarrollo”: el primero desde el nacimiento hasta los seis años, el segundo desde el seis hasta doce, el tercero de doce a dieciocho, y el cuarto de dieciocho a veinte años. El progreso de un niño va desde el motor sensorial a la abstracción y desde ahí al desarrollo moral. Montessori es una pedagogía centrada en el niño que está diseñada para ayudar a los niños en su tarea de autoconstrucción a medida que se van desarrollando a través de estos planos, desde la infancia hasta la madurez.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

En City Country School enseñamos a los niños cómo aprender, para que puedan continuar aprendiendo y creciendo durante toda su vida. Para lograr la gran competencia de aprender a aprender, estos son los objetivos que hay que alcanzar:

 

Crear una estrecha colaboración con los padres y una entrañable y solidaria comunidad escolar.

Ayudar al niño a buscar y reconocer la excelencia.

Ayudar al niño a desarrollar el enfoque, la concentración, el orden y la tranquilidad.

Preparar al niño para descubrir la interconexión de cosas que aparentemente no están relacionadas.

Fomentar en el niño una mentalidad que valora los metas a largo plazo de enriquecimiento y auto-mejora por encima de los objetivos de rendimiento a corto plazo.

Preparar al niño a ver los errores como pasos necesarios en el camino hacia el éxito.

Ayudar al niño a encontrar felicidad y placer en la escuela y en la vida.

Ayudar al niño a reconocer sus propias necesidades y a distinguir las necesidades de los deseos.

Ayudar al niño a entender su lugar en el mundo.

Ayudar al niño a aprender a comunicarse de manera efectiva, honesta y constructiva.

Ayudar al niño a descubrir sus propios intereses y pasiones.

Ayudar al niño a ver que él / ella es capaz de superar sus propias expectativas, limitaciones y temores.

¿Qué enseñamos?

El conocimiento es importante y cada colegio debe decidir qué es lo que ofrece al niño. La respuesta de Montessori fue “el mundo”, en toda su complejidad y riqueza sensorial (de una manera apropiada para el desarrollo). El mundo ha cambiado y el niño ha cambiado, por lo que el plan de estudios, también, evoluciona. El currículum original, en espiral y completamente integrado de Montessori forma la columna vertebral y la estructura profunda del plan de estudios de City Country School. Algunos temas han necesitado reformularse y /o añadir contenidos más actualizados (Geografía, Biología e Historia, por ejemplo), han surgido temas nuevos (Naturaleza, Cocina, Aikido, Aprendizaje Social Emocional, por ejemplo), algunos han adquirido una mayor importancia (Taller, Redacción, Educación Física, por ejemplo). Montessori no contempló una escuela en dos idiomas, pero el mundo actual lo exige. El colegio es más complejo de lo que era en tiempo de Montessori, porque la sociedad actual también es más compleja.

¿Qué creemos?

Creemos que:

El aprendizaje es una parte natural e inevitable de nuestras vidas. Aprender es crecer.

El aprendizaje está entrelazado con el medio ambiente: las personas, los objetos, los valores, las creencias, las esperanzas y los temores, que la rodean.

Cuando los seres humanos participan voluntariamente en actividades interesantes y desafiantes, aprenden con placer y alegría en un estado llamado flujo.

A veces, el aprendizaje es desalentador. Verdaderos desafíos, dificultades y contratiempos ayudan a construir el carácter y la base necesaria para superar los contratiempos y dificultades en la vida adulta.

Los niños siempre están aprendiendo algo. Hay que tener mucho cuidado con lo que un niño está aprendiendo. Por ejemplo, cuando un niño está haciendo trabajos frustrantes, aburridos y confunsos, lo que en realidad está aprendiendo, es que el aprendizaje es aburrido, frustrante y confuso.

Hay diferencia el aprendizaje integrado y un simple recuerdo. Si le preguntas a un niño que le diga cuáles son las reglas de los buenos modales en la mesa, puede tener algún problema para explicar que no se debe de hablar con la boca llena, que hay que colocar la servilleta sobre las piernas, que se debe mantener la boca limpia, etc. Pero la capacidad de poner todo esto en práctica sin pensar en ello, siempre y en todos los contextos, lleva años de práctica diaria.

Así es con todo. Las materias académicas son maneras específicas de entender el mundo que debe ser aprendido. Un niño puede aprender las tablas de multiplicar, por ejemplo, y hacer una prueba de conocimiento, resolver problemas, y hacerlo bien, pero esto no quiere decir de ninguna manera que el niño haya asimilado e integrado la información y que haya terminado el juego necesariamente con maestría. La maestría requiere tiempo y un entorno de apoyo.

Diferentes personas aprenden de diferentes maneras; hay diferentes tipos de inteligencias: lingüística, espacial cinético-corporal, musical,, interpersonal, intrapersonal y naturalista, existencial (Gardner), y, sin duda, muchos más. La escuela debe reconocer y alentar a todas las inteligencias.

El aprendizaje florece cuando hay confianza, respeto, comprensión y el tiempo de trabajo ininterrumpido. Cuando existe tensión, miedo, aburrimiento o confusión la capacidad de aprendizaje útil se seca.

El aparato de la escuela de “aprendizaje” -Pruebas, ejercicios, memorizaciones, reducción del conocimiento a unidades de trabajo aparentemente no relacionadas con el reglamento, las limitaciones de tiempo y la interrupción constante de trabajo interfiere con el aprendizaje real.

Los niños descubren cosas sobre sí mismos cuando se enfrentan a desafíos y a situaciones inesperadas; Con el apoyo adecuado, a menudo son más capaces de lo que ellos pensaban que eran.

Los niños aprenden mejor cuando están haciendo algo real y con significado.

Los niños aprenden muchas lecciones en contacto con la naturaleza y de la observación de la naturaleza.

Los niños necesitan tanto la soledad como la compañía. Necesitan tiempo de silencio para la reflexión y la calma antes de que puedan volver al grupo renovado y listo para contribuir. Algunos niños necesitan más la soledad que otros.

El desarrollo individual y el desarrollo del grupo se integran: Hay que crear y fomentar la confianza, la cooperación y el trabajo en grupo.

Infantil. Children’s House 3-6

La Casa de los Niños City Country School es un edificio pequeño y completamente independiente de dos pisos, con un jardín. Las únicas partes del edificio que no son de los niños son la pequeña oficina y el sótano; el resto de los espacios, incluyendo las escaleras, conforman un entorno especialmente adecuado para niños de tres a seis años de edad.

La Casa de los Niños es donde el niño aprende a conocer y a confiar en su entorno, a ser parte de una comunidad, a actuar sobre el entorno, a encontrar su concentración, a experimentar el placer del trabajo y a ser autónomo.

El niño desarrolla estas habilidades interactuando con un ambiente especialmente preparado para su desarrollo por maestros Montessori entrenados que apoyan ese desarrollo y median el ambiente, presentando los materiales y acompañando al niño según sea necesario. El aula fomenta la libertad dentro de los límites y el sentido del orden.

Primaria. Elementary 6-12

El profesor aviva la ya poderosa imaginación del niño de Primaria y le proporciona una visión del orden de las cosas. El profesor narra las Grandes Historias en torno a las cuales se organiza el plan de estudios de Primaria Montessori: la Historia del Universo, la Historia de la Vida, la Historia de la Humanidad, la Historia de la Comunicación con los Signos y la Historia de la Comunicación con Números. Las historias se vuelven a contar cada vez con mayor detalle y complejidad cada año del programa de la Escuela Primaria. El currículo en espiral – en el que se revisa un tema desde diferentes perspectivas y de diferentes maneras- les proporciona a los niños la oportunidad de profundizar en un tema a través de la elaboración, la amplificación y la problematización, sin repetición.

El Currículo Cósmico de Primaria pone el énfasis en el marco grande y en la interrelación de todas las cosas. Se mueve de lo general a lo específico. Las Grandes Historias proporcionan “el todo”, los materiales didácticos Montessori proporcionan los detalles, y los proyectos, el trabajo en los talleres de pintura, cerámica y expresión, la jardinería, el aikido, las salidas, el camping y la cocina aula provee la experiencia completa dentro de la cual los detalles se asientan y cobran su sentido.

Además del Currículo Cósmico, se ofrece a los estudiantes todo el currículo Montessori de Matemáticas y Geometría, a través de materiales didácticos y presentaciones formales que han sido estudiadas e imitadas en todo el mundo durante casi un siglo.

¿Qué hay para comer?

Los almuerzos en City Country School son comidas vegetarianas orgánicas, a base de legumbres y vegetales, preparadas diariamente por el cocinero del colegio. En cada uno de los colegios, alumnos y profesores se sientan juntos todos los días para comer. Antes de empezar a comer, observamos un momento de silencio y luego decimos el “Poema para Antes del Almuerzo”:

Y regó el trigo,

Por la sal que llegó

Desde la mar profunda

Y por los amigos

Que prepararon el

Pan que comemos.

Gracias!

Adolescentes

Empezaremos un Programa para Adolescentes en septiembre de 2017. Nos gustaría reunirnos y mantener conversaciones con los padres/madres que estén interesados en hablar sobre los adolescentes y sus necesidades. Queremos consultaros y conocer vuestra opinión sobre lo que tanto la sociedad y como la educación pueden hacer para respaldarlos y afianzarlos.

Estas conversaciones se celebraran por las tardes de 6-7:30 p.m. los días

26 de abril

7 de junio

En City Country School, Calle Isla de la Soledad 2, 28035 Madrid. No es necesario confirmación.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.